Necesidad obliga a pescadores de Vargas a faenar incluso arriesgando sus vidas

Foto Caraota Digital

 

La tragedia tocó a dos familias varguenses tras la muerte de dos pescadores en alta mar. Se trata de Jhony Oropeza y Agustín Alvarado que, aunque habían sobrevivido a dos naufragios, este jueves no corrieron con la misma suerte.

En el muelle pesquero de La Zorra, en Catia la Mar, al que pertenecían los pescadores, todos comentan el hecho. Oropeza y Alvarado habían salido junto a Rhajit Ochoa la mañana del pasado lunes a faenar en busca de atún, pero solamente Ochoa fue hallado con vida por Guardacostas Puerto Cabello la tarde de este jueves.

Su historia ha encendido las alarmas sobre los riesgos a los que se exponen estos hombres del mar. Lo peor es que, a juicio de los más experimentados, estos episodios podrían seguir repitiéndose.

Omar Correa, quien tiene más de 45 años de experiencia, sostuvo sin titubeo que los riesgos los están corriendo todos los días. “La cosa se ha puesto chiquita. Como la pesca ha ido mermando un poco y por eso tenemos que ir más lejos”, indicó.

Detalló que anteriormente salían cinco o seis millas de la orilla, pero “hoy en día corremos hasta 30 millas para poder pescar atunes. Incluso de aquí de La Zorra he salido 49 millas en busca de pez espada”.

Explicó que una de las limitantes que tienen es que las embarcaciones que usan son de 8 metros, cuando deberían ser de 12 metros. “Esto es lo que nos han vendido como un peñero de pesca, que es lo que tenemos. Por eso a veces ocurren los accidentes, porque el peñero es demasiado pequeño”, dijo.

Para Correa, es necesario que esas embarcaciones de 12 metros trabajen con dos motores de 75 para que puedan hacer la pesca de hoye en día.

El otro gran problema es que la mayoría de los pescadores está saliendo con un solo motor. “A veces se nos daña un motor y es costoso. Quién repara uno si no tiene los dólares. nosotros vendemos en bolívares y todo lo pagamos en dólares”, manifestó.

“Para no perder nos vamos con un solo motor y ha pasado que nos quedamos accidentados, pero van otros compañeros y nos buscan. Sin embargo, ahorita ocurrió algo lamentable y hay dos muchachos perdidos”, añadió Correa.

Sobre el naufragio de Ochoa, Alvarado y Oropeza, indicó que lo que se escucha es que ya habían hecho la pesca, pero una ola los volteó. “Eso va a seguir pasando porque lo que tenemos son embarcaciones menores, de paseo, de costa, no aptas para la pesca. La necesidad nos ha llevado a que tengamos que arriesgar la vida”, agregó.

Recordó que en julio fue el último naufragio que se supo, pero que finalmente aparecieron; “y el año pasado se perdieron dos que no aparecieron; hace tres años cuatro más en los mismos peñeros”.

Correa dijo que en la actualidad está comenzando la zafra de atún con palangre, pero deben buscarlo muy lejos y ese es un riesgo más. Asimismo, señaló que es difícil que los cuerpos puedan ser recuperados porque estaban a hasta 1.000 metros de profundidad

gatito

Video: Te derretirá ver cómo este gatito le suplica a una chica que lo adopte

Creador de Mozilla lanzó navegador que recompensa económicamente a usuarios