Sobrino de Morella: «Mi tía sufrió un quiebre de su voluntad por tantas aberraciones»

Sobrino de Morella: "Mi tía sufrió un quiebre de su voluntad por todas las aberraciones por parte de este sujeto"

El sobrino de Morella, Óscar Hernández, mantuvo una entrevista en el programa de la periodista Shirley Varnagy transmitido por Circuito Onda para dar detalles de la horrible situación por la que pasó su tía durante 31 años.

Morella estuvo secuestrada por 31 años por Matías Enrique Salazar Mouture, conocido como el «gordo Matías», en un apartamento en Maracay en donde era víctima de abuso sexual, físico y psicológico.

El sobrino de Morella explicó que cuando ella tenía 17 años se fue con Mathias por estar enamorada de él. La familia de la mujer había notado rasgos de violencia por lo que intentaron advertirle a Morella que estar en una relación con él no era conveniente.

«Morella se fue un día y luego no apareció. Pasaron 30 años pero nunca dejamos de buscarla» comentó Óscar y aseguró que «el encuentro con ella hace unos días fue muy emotivo».

Morella le comentó a su familia que en muchas ocasiones, las agresiones físicas por parte de Mathías se volvieron más fuertes y que las veces que descubría que ella intentaba escapar, el castigo físico se volvía peor.

«En dos oportunidades este sujeto dejó unas llaves en el apartamento a propósito, ella las tomó e intentó escapar y él le dio grandes golpizas» explicó Óscar Hernández.

El quiebre de Morella

Óscar aseguró que la voluntad de Morella fue quebrantada debido a las aberraciones por las que tuvo que pasar a manos de Mathías.

«Mi tía vivía y respiraba por miedo. Este sujeto la vigilaba desde el apartamento de al frente. En los momentos puntuales que ella intento algo, él la golpeó brutalmente», comentó Óscar.

«Morella lo único que podía hacer era escuchar la radio», dijo Óscar cuando expuso algunas de las situaciones precarias por las que pasó su tía.

A su vez el sobrino de Morella habló sobre el silencio que guardaron los vecinos de la comunidad en la que mantenían secuestrada a su tía: «Cuando los rumores comenzaban a hacer mucho ruido, este sujeto mudaba a Morella de inmueble».

«Los vecinos más pequeños decían que en ese apartamento se escuchaban voces y los más grandes sospechaban algo y cuando le preguntaban a Mathias, él decía que era la señora de limpieza», dijo Óscar.

«Hola Freddy» sube como la espuma en las redes sociales

chocolate

Trufas de chocolate y vino tinto: un postre especial para el Día los Enamorados