Arco Minero, oro de sangre

Foto: Caraota Digital

A¡Ángel Medina

Diputado

El pasado viernes nuestro estado Bolívar volvió a ser noticia nacional y nuevamente
volvió a ser la violencia la protagonista, volvió a ser el epicentro de una historia que
pareciera no tener fin. Cercano a las 6pm del día viernes 22 de noviembre, un grupo
de personas encapuchadas y fuertemente armadas irrumpieron en la población
indígenas de Ikabarú, donde sin mediar palabras arremetieron y dieron por asalto
mediante disparos esta comunidad, provocando la muerte de al menos 6 persona que
se encontraban en la comunidad y varios heridos.vLa razón que motivo tal masacre, lavfiebre del oro y el deseo de controlar las minas que se encuentran en el sector.

La violencia tomo ese día por asalto a esta comunidad indígena que se encuentra en el municipio Gran Sabana del Estado Bolívar, población que creció en el fragor de la
actividad minera artesanal y que lleva décadas teniendo al oro como motor de su
economía, donde el orden social y sus costumbres están dictadas por la cultura
milenaria de nuestra de nuestros pueblos originarios, de nuestros hermanos Pemones.

La muerte así vuelve a rondar por Guayana, dejando en su paso una estela de
desolación y sentimiento de indefensión frente a quien, con la fuerza letal, hoy
pretende hacerse de un territorio para saciar su ambición desmedida y tratar de
reconstruir la leyenda del Dorado. Una muerte que además viene marcada con el
signo terrible de la indolencia de quienes lamentablemente están en el poder,
indolencia que niega las causas y que pretende ser excusa para minimizar lo que
lamentablemente pasa en el sur de nuestra nación, indolencia y avaricia que hoy tiene
un nombre muy claro Arco Minero del Orinoco.

La fiebre del oro que se ha instaurado desde la llegada de esta política destructiva que
ha causado un ecocidio sin precedentes, ha traído consigo la violencia desmedida, el
descontrol y la transformación de la sociedad en el sur de Venezuela, con la fantasía de
pretender suplantar la renta petrolera por la renta del oro, desde el poder nacional se
ha permitido el desarrollo de un sistema perverso que ha impuesto su orden a sangre
y fuego, permitiendo que pocos se llenen sus bolsillos a costa de unos municipios que
padecen de todas las fallas que vive el resto del país, pero que además carga consigo
el peso de la malaria, la violación de los DDHH, la presencia de grupos armados
paramilitares y guerrilleros, los toques de queda, el contrabando, esclavitud moderna,
militares cómplices y una sociedad secuestrada por un sistema y orden social paralelo
al Estado y a nuestra Constitución.

Lo que pasó en Ikabarú no es un hecho aislado, ya Transparencia Venezuela nos
indica que desde 2016 se han provocado al menos 40 masacres en Bolívar ligadas a la fiebre del oro.

Lamentablemente todo indica que esto no va a parar, porque la
ambición es desmedida y porque el daño que le están provocando a nuestra tierra no
parece importar, hoy volvemos a denunciar este desastre llamado ARCO MINERO,
volvemos a luchar porque nuestra Guayana destierre el oro de sangre.

Dos niños muertos y decenas de heridos en viaje escolar en Argentina

Emily Ratajkowski

Emily Ratajkowski, sorprendió a Instagram con sus nudes a contra luz (Fotos)