La sensación de un nuevo apagón pero con Luz

Foto: Caraota Digital

Omar Villalba

Esta semana un derecho nos fue cercenado. El evento, que el principio podría parecer poca cosa para algunos, es algo de verdad serio. Desde el cierre de RCTV a raíz de la no renovación de su licencia, los venezolanos no habíamos sentido tanto desamparo. Y es que el martes la compañía de cable DirectTV decidió cancelar sus operaciones en Venezuela. Aun, al día de hoy, no hay cierta claridad en cuanto a las razones tras esta decisión.

Según relatan algunos medios la decisión la tomó la casa matriz de DirectTV, la compañía estadounidense AT&T  al verse presionada por el gobierno norteamericano y la administración venezolana. Verán, Conatel estaba a punto de sancionar a DirectTV porque la compañía de cable se negaba a poner en su parrilla a Globovisión y PDVSA TV entre otros canales vinculados al gobierno. Esto llega hasta AT&T quienes, a su vez, son advertidos por la administración de EE.UU.: tener canales vinculados al gobierno de Nicolás Maduro o de personas sancionadas, equivale a hacer negocios con ellos. En ese caso, se estaría violando la cláusula que previene a los ciudadano estadounidenses sobre entablar relaciones comerciales con gobiernos no reconocidos por EEUU. de seguir adelante con tal acción, corren el riesgo de ser severamente sancionados.

Como ustedes pueden observar AT&T se encontraban en un dilema, el cual se resolvió de forma salomónica. Decidiría la compañía estadounidense poner fin a la operación en Venezuela, así no serían sancionados por Venezuela, pero por encima de todo ello no recibirían sanción alguna por parte de su gobierno.

Hasta aquí todo es entendible y comprensible. Nadie en su sano juicio querría ser sancionado por el gobierno estadounidense, mucho menos por una administración tan radical como la de Trump. En otra situación país, este escenario no habría tenido un impacto tan grande en el venezolano. Sencillamente porque muchos migrarían de DirectTV a cualquier otro servicio de cable. Pero, Venezuela no está en su mejor momento. El poder adquisitivo del venezolano y la situación de las otras cableoperadoras no es óptimo, por lo tanto nadie podría poner un nuevo sistema de cable porque el costo sería muy alto. Y en el caso de las compañías de televisión por cable, estas no cuentan con el personal y los recursos para realizar nuevas instalaciones. En términos folclóricos se puede afirmar: que nos agarró el chingo y el sin nariz.

No conforme con este cuento de dolor, debemos sumarle a la ecuación un hecho con el que estamos aprendiendo a vivir: la cuarentena. Entonces, ustedes pueden hacerse ya a la idea del tipo de coctel explosivo al que le estamos haciendo frente.

¿Cuál es la cola que puede arrastrar todo este show? El primero fue el que observé el mismo martes al volver a mi casa: silencio. Televisores apagados; algo realmente extraño en cualquier hogar donde este aparato se ha vuelto el sonido de fondo. Hemos aprendido a vivir con la “caja tonta” y —aunque suena ridículo—  su ausencia puede llegar a notarse tanto como la ausencia de una mascota. Y es que el aparato está apagado no solo porque en  algunas partes la señal se cortó del todo, sino porque la parrilla nacional carece de una programación nueva y atractiva. Por mucho que el gobierno alabe a TVes, lo cierto es que se trata de un canal monótono que en la actualidad se repite mucho.  Y en el caso de otros canales, muchas personas señalan que hace tiempo algunos de ellos no se ven. Venevision no llega a todos los lugares, la señal de Televen se cae con frecuencia —y desde este martes, en muchos sitios desapareció— y fuera de Caracas la señal de canales como Vive TV o Vale TV no llega.

¿Por qué la TV nacional es tan mala? Pues se debe a dos razones: 1) la ley resorte, que si bien tenía buenas intenciones, terminó siendo una guillotina para la tv nacional por la censura que impuso. Ver una película cualquiera en TV nacional es un horror, a veces están tan censuradas que pierden todo sentido. 2) la crisis económica ha afectado el sector del entretenimiento. Los canales que quedaron tras el cierre de RCTV no hacen telenovelas. Además no tienen dinero para traer enlatados —los programas de la televisión extranjera— o hacer programas nacionales nuevos. Con este saco de piedras encima, no hay nadie que sea capaz de flotar. Esa situación, aunada a las constantes cadenas que hacia el gobierno, lanzaron a los venezolanos a los brazos de Direct TV, Supercable, Net UNO entre otras. Ahora que falta una de ellas, muchos temen que  las otras deserten.

¿Qué puede pasar? Según algunas personas consultadas, Direct TV se ha comunicado con sus suscriptores informándoles que los va a abandonar, que encontraran una solución. Vale destacar que para el miércoles y jueves de esta semana algunas personas comentaban que aún estaban gozando el servicio, algunos de forma completa, otros a media máquina. Lo idóneo sería que el gobierno y la compañía llegaran a un acuerdo, buscaran un punto medio donde todos ganaran. Pero conociendo al gobierno, este escenario es poco probable. Es más el 20 de mayo la Constituyente María Alejandra Díaz, presentó ante el Tribunal Supremo de Justicia  un documento donde se rechaza el cese de operaciones de Direct TV en país. Considera la misiva que la decisión de AT&T es arbitraria, unilateral, ilegal e inconstitucional. Por lo tanto exige la restitución del servicio. La constituyente argumenta que las amenaza de sancione tiene siete años y que durante ese tiempo ellos han trabajado sin problema, que es ahora por un arrebato infantil que deciden tomar una decisión de esta índole.

La decisión por parte de la ANC tiene sentido hasta cierto punto. Por otro lado, es una reacción que debía esperarse, al fin y al cabo ellos están en la obligación de defender los derechos de los ciudadanos. Pero lo cierto, es que la decisión está tomada y esta medida cautelar poco puede hacer  para obligar a AT&T a restituir el servicio. Se manejan muchos escenarios y posibles supuestos, pero al día que este artículo se escribe pareciera que no hay solución aparente y cercana.

Mientras el venezolano de a pie tendrá que hacerle frente a unos enemigos mortales: el silencio y el aburrimiento. Estos dos monstruos, unidos a un confinamiento forzoso —el encierro es por nuestro bien, pero por ello no deja de ser reclusión— fallas en otros servicios básicos —luz y agua— está preparando las condiciones para un estallido. No, social no, pero si casero.

Ya vamos para más de dos meses de encierro, muchas familias están comenzando a sentir el peso del exceso de convivencia. Tomando en cuenta el problema con Direct tv y el problema de los servicios, estos roces nos pueden llevar a choques y peleas; cosa que puede desembocar en situaciones graves. Es necesario acotar en este punto, que en muchos sectores populares,  Direct TV era un lujo que muchos se permitieron. Estos roces más el aburrimiento pueden desencadenar otro problema que sería: un montón de gente aburrida saliendo a la calle para despejar sus mentes, sin importarle un pepino la cuarentena, la pandemia, las amenazas del gobierno y el coronavirus. Esto a la larga se va a ver reflejado en un aumento sustancial de los contagiados.

Frente a estos escenarios ¿Qué podemos hacer? Pues hay que tratar de tener entereza para sobrellevar este “duelo” no caer en desesperación. Luego tratar de buscar actividades que sustituyan a la TV. La lectura, nuevos proyectos o los juegos de mesa pueden ser buenas opciones. Nunca se está solo con un libro. Un libro te puede llevar a otros mundos, donde los gobiernos corruptos no pueden alcanzarnos. Si estas estrategias no sirven, lo conveniente sería establecer zonas segura, darle a cada quien su espacios para que rumie su amargura o aburrimiento. Pero, por encima de todo hay que evitar la confrontación y que salir a la calle por aburrimiento se vuelva una constante.

Será difícil, pero se podrá superar este problema.

www.ObservatorioVecinal.Org
@ObservatorioVec
@OmarVillalbaG

Consumir animales exóticos estará prohibido en Wuhan

Consumir animales exóticos estará prohibido en Wuhan

¡DRAMÁTICO! Encuesta Covid-19: Casi toda Venezuela padece fallas en el servicio eléctrico

¡DRAMÁTICO! Encuesta Covid-19: Casi toda Venezuela padece fallas en el servicio eléctrico