Tener un sistema electoral más competitivo

Foto: Caraota Digital

Aníbal Sánchez

Experto en temas electorales

Muchos hablan de “condiciones y garantías en los proceso electorales” y rezan el petitorio desde cambio de rectores, saneamiento del registro, voto en el exterior y observación internacional, pero sabían que existen normas (ISO) para la certificación internacional del sistema 17582 y este mismo año la OEA publica los estándares internacionales para los procesos electorales y están establecidos en las ISO 54001 de Abril del 2019.

El análisis del estado actual del sistema electoral, a partir de las garantías y condiciones que se tiene, puede partir de la norma ISO 54001 publicada por la OEA en Abril del 2019. ISO (por sus siglas en inglés) es la Organización Internacional de Estándares, las mismas son elaboradas por los comités técnicos y de especialistas.

Cada país tiene su propio sistema electoral. Hay que prestar más atención en la operación, por lo que en ocasiones se puede dejar de reconocer los resultados, a partir de la crítica de la forma en la que se obtienen. Esto varía según el proceso, por lo que surgió la idea de contar con una forma de certificación que brinde cierto grado de confianza o credibilidad.

Sobre la base de que se cumplan los siguientes ocho requerimientos: un registro de todos los votantes, registro de todas las organizaciones políticas y candidatos habilitados legalmente, contar con la logística electoral que garantice la participación en todas las actividades,  tener un instrumento idóneo que recoja y refleje la voluntad del elector, contar con los mecanismos de auditoría y recuento de los resultados, tener una etapa de educación electoral, permitir la fiscalización de las campañas y un mecanismos para la resolución de conflictos.

Las garantías electorales dentro de un sistema electoral competitivo deben ser los procedimientos, instrumentos y regulaciones aplicadas sobre los entes, participantes, electores y postulantes, que buscan preservar los caracteres del voto o sufragio como derecho humano y que estarían contemplados en su declaración o resolución desde 1948, en el  artículo 23, determina que el ejercicio del sufragio debe ser en un estado de universalidad, de forma libre, directa y en secreta, aspectos también recogidos en la declaración Americana o pacto de San José en el artículo número 21.

Por su parte, lo que denominamos condiciones electorales son las que ofrecen a los competidores y organizaciones las mismas oportunidades, al momento de participar, de ganar o perder, corrigiendo los desequilibrios o ventajismos a favor de algunos de los candidatos o partidos, lo cual se evidencia en algunos eventos electorales al momento de acceder a los medios de comunicación, la utilización de recursos del Estado a favor de una parcialidad política, la vigilancia de las campañas e incluso al momento de controlar los fondos de los candidatos, o al resolver algún conflicto jurídico.

Una vez revisado y puesto al día el sistema, se debe cuidar el proceso electoral.  Visto este último como el acto de votación desde la toma de decisión, en función de una voluntad y que se manifiesta mediante el sufragio.

La realización de elecciones periódicas, libres y justas a través del voto universal, libre, directo y secreto es la clave de un sistema democrático, cuya legitimidad está asociada al respeto de las garantías y condiciones, para que el elector pueda escoger entre una oferta de candidatos y el resultado creíble sea la suma del mayor número de manifestaciones.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en su artículo 63 establece también las condicionantes de las elecciones deben ser libres, universales, directas y secretas; y la suma de estos aspectos sociales, jurídicos, internacionales y políticos ha tratado de elaborar un petitorio de aspectos para garantizar un Proceso Electoral con Mayor Competitividad sumándole reconocimiento a sus resultados:

Nombramiento de nuevas autoridades del CNE (295 y 296 CRBV) de acuerdo a lo establecido en los artículo 18 al 30 de la Ley del Poder Electoral.

Garantía de la Universalidad: derecho al voto para todos los venezolanos, sin más limitación que las que imponen las leyes, lo cual comienza por la actualización del Registro Electoral Permanente.

Respeto al derecho  al voto de los venezolanos en el exterior o extranjeros en el país, según el tipo de elección.

La certificación de las organizaciones con fines políticos de acuerdo a la Ley de Partidos (Artículo 10-15 y 26).

Respeto al derecho político de elegir y ser elegido (Artículo 42 y 65 CRBV), lo cual pasa por restablecer los derechos políticos a los candidatos inhabilitados por la Contraloría.

Garantizar todas las auditorías técnicas a partir de la validación de los protocolos con los técnicos de los partidos participantes, así como la contratación de auditores externos. (Artículo 160 y 161 LOPRE).

Actualizar el catastro de Centros a partir de los 14 mil centros y 30 mil mesas de votación del último Registro Electoral, con criterios de vecindad, inclusión y correcta selección de miembros mesas.

Garantizar el ejercicio libre voto, lo cual implica impedir el acompañamiento indebido que pone en riesgo el voto secreto y directo; como limitar todos esos mecanismos de control previo que puedan llevar a la coerción del elector.

La observación internacional calificada en todas las etapas del proceso.

Implementación de la contraloría y fiscalización electoral a fin de evitar abusos de poder e ilícitos electorales.

En este punto de la contraloría y fiscalización electoral, no solo debe verse sobre los aspectos administrativos o financieros; existen instrumento técnicos o tecnológicos empleados en el proceso que deben ser auditados así como se realiza el de los archivos de huellas (AFIs) deberíamos hacerlo sobre el de cedulación (AVC).

Una vez adecuada la operación y el sistema, al momento de buscar confianza en tener un Sistema más competitivo, no se puede obviar él aspecto de los operadores y custodios por eso la revisión no solo de la norma o protocolos de tanto el Servicio Electoral (miembros de Órganos Subalternos Juntas o Mesas) sino el del Plan República, debe ser revisado.-

maryory

¿Qué debemos conocer de la píldora de emergencia?

¡En serio! Rafael Lacava llenó el José Bernardo Pérez de Valencia